17 diciembre 2015

Rusia y la UE

Escribo en el boletín Europa en Movimiento del Consejo Federal Español del Movimiento Europeo, sobre los obstáculos y oportunidades para la cooperación entre Rusia y la UE.

02 diciembre 2015

Lucha contra el Daesh

Mis últimas intervenciones sobre la respuesta internacional a los atentados de París y la crisis entre Rusia y Turquía tras el derribo de un avión ruso:

10 noviembre 2015

Rusia en Siria

Mi análisis sobre los intereses de Rusia en Siria y las perspectivas de la actual negociación, publicado por la Fundación Alternativas.

Además, he opinado en La Información.com sobre las consecuencias de la tragedia del Airbus 321 ruso estrellado en Egipto, si finalmente se confirmase que fue un atentado del Daesh.

25 octubre 2015

Diálogo sobre Siria

He comentado los contactos entre los gobiernos de EE.UU. y Rusia sobre la guerra de Siria para La Sexta Noticias (desde el min. 23:45).

11 octubre 2015

Bombardeos rusos en Siria

Escribo en Agenda Pública de eldiario.es explicando los intereses de política exterior que han dado lugar a la intervención rusa en la guerra de Siria.

También he analizado esta cuestión para Noticias Cuatro y la Cadena SER.

17 septiembre 2015

Sanciones Ucrania a periodistas extranjeros

Tras la aprobación por el presidente de Ucrania de sanciones contra periodistas extranjeros, acusados de "amenazar la seguridad nacional", hice estas declaraciones a la agencia rusa Sputnik. Unas horas después, ante la presión internacional, Kiev decidió retirarlas parcialmente.

16 septiembre 2015

Entrevista RBTH

Me entrevistan en Russia Beyond the Headlines (web y suplemento impreso con El País) sobre las relaciones entre Rusia y la UE en el contexto del conflicto de Ucrania.

01 septiembre 2015

Descentralización en Ucrania

Me han entrevistado en Cinco continentes de Radio 5 - RNE (desde el min. 24:25) sobre los disturbios de la extrema derecha en Ucrania contra el proyecto de descentralización política.

09 agosto 2015

70 años de armas nucleares

En el 70º aniversario de los bombardeos nucleares de Hiroshima y Nagasaki por EE.UU., explico para La Sexta Noticias la situación actual de este tipo de armas. 

28 julio 2015

Poder militar de Rusia

Escribo en Esglobal sobre la función del poder militar dentro de la estrategia de Rusia, contextualizando su actual intervención en Ucrania. 

17 julio 2015

Aniversario derribo vuelo MH17

Opino en Sputnik sobre las dificultades para detener y juzgar a los culpables del derribo del vuelo MH17 en Ucrania hace un año.

14 julio 2015

Congreso AECPA

En el XII Congreso de la Asociación Española de Ciencia Política (AECPA) en Donostia, he coordinado el Grupo de Trabajo 6.8 "Rusia y la seguridad europea tras el conflicto de Ucrania", junto con Francesc Serra como comentarista de las ponencias.

Paralelamente, he presentado una ponencia en el GT 6.7 "Relaciones UE-Federación Rusa" coordinado por Rubén Ruiz y con Ruth Ferrero como comentarista. Ambos paneles están patrocinados por sendos proyectos de investigación de Eurasianet.es y la Universitat Autònoma de Barcelona.


09 julio 2015

Curso en Guadalajara

He participado en una mesa redonda sobre las relaciones UE-Rusia con Natividad Fernández, Ruth Ferrero, Cristina Manzano y Rubén Ruiz dentro del curso de verano "La UE y Rusia tras Ucrania", organizado por el Centro Asociado de la UNED en Guadalajara (8-10 julio).

07 julio 2015

El legado de Primakov en la política exterior rusa


Rusia perdió el pasado 26 de junio al principal arquitecto de su política exterior en la década de los noventa: Yevgueni Maximovich Primakov, “el Kissinger ruso”, como titulaba su obituario el Moscow Times

La influencia de Primakov no se explica sólo por haber ocupado puestos tan relevantes como los de presidente de una de las cámaras del Soviet Supremo, responsable del Servicio de Inteligencia Exterior, ministro de Exteriores o primer ministro; sino también por haber llegado a la política cuando ya gozaba de gran prestigio como experto en Relaciones Internacionales. Conocedor del árabe, sus viajes por Oriente Medio como corresponsal de Pravda (en los que realizó misiones de diplomacia “no oficial” por encargo del gobierno) le convirtieron en parte de la reducida élite de ciudadanos soviéticos que habían vivido fuera del bloque comunista. Como científico, Primakov llegó a la cúspide de su profesión: académico de número de la Academia de Ciencias de la URSS y director de sus institutos de Economía Mundial y Relaciones Internacionales (IMEMO) y de Estudios Orientales, dos de los think tanks más reputados del país.

Sin ser en absoluto un disidente, en sus memorias Primakov se identifica con la crítica “desde dentro” al inmovilismo del régimen; una actitud extendida en centros como IMEMO, cuyos análisis llegaban a cuestionar la doctrina oficial gracias a una cultura de cierto debate interno y contactos con colegas occidentales. Su lealtad no se dirigía a los dogmas marxistas-leninistas, sino al interés nacional y el estatus de superpotencia de su país; en la línea de un realismo político no muy alejado del que predicaban a su vez Morgenthau o Kennan en el “principal oponente” (glavny protivnik, EE.UU. en la jerga burocrática soviética).

Como nacionalista ruso en el fondo, Primakov fue hostil a las reivindicaciones soberanistas que dieron lugar a la disolución de la URSS, por considerar que las demás repúblicas habrían salido beneficiadas manteniendo un espacio económico integrado con Moscú. También se advierte en sus palabras una decepción con el papel de Washington en aquellos momentos, por no prestar a Rusia la ayuda económica necesaria en su dura transición al capitalismo y tratarla como un enemigo derrotado de cuya debilidad aprovecharse; un sentimiento de agravio que explica aún muchas de las reacciones del Kremlin:
“Algunas personas creyeron que [la disolución del Pacto de Varsovia y el COMECON] marcarían el inicio de la incorporación de Rusia al ‘mundo civilizado’, pero como una potencia de segundo orden. […] En ese caso, sus relaciones con EE.UU. tendrían que seguir el modelo de las de los países que perdieron la II Guerra Mundial, principalmente Alemania y Japón, que se convirtieron en aliados de América. Pero sus políticas de postguerra fueron controladas por Washington, sin que esto pareciera preocuparles”.
Sin embargo, pese a su imagen de “halcón” en los medios estadounidenses, Primakov representaba un consenso mayoritario en las élites políticas y la sociedad rusas, alejado tanto del inicial occidentalismo de Yeltsin (cuya prioridad era lograr apoyos externos a su permanencia en el poder) como del eurasianismo radical de quienes clamaban por reconquistar el imperio perdido. El nacionalismo moderado de los derzhavniki (defensores de la derzhavnost o estatus de Rusia como gran potencia) aspiraba a ejercer de nuevo una influencia regional y global, aunque ya no fuera posible recuperar la posición de la URSS. Más que tratar de superar el poder militar o económico de Washington y sus aliados, el objetivo sería ahora crear contrapesos a la hegemonía de aquellos, en un mundo multipolar con Rusia o China como centros de poder alternativos a Occidente. 

La recuperación del equilibrio en política exterior, mediante una estrategia multivectorial en distintas áreas (como el espacio postsoviético, Europa Occidental, Oriente Medio o Asia-Pacífico) en lugar de centrarse en las relaciones con EE.UU., sería el núcleo de la “doctrina Primakov” impulsada tras su nombramiento como ministro de Exteriores en 1996. Esta idea ya había sido sugerida por él mismo a Gorbachov siete años antes, mientras le acompañaba en su visita a China:
“Recalqué que la fortaleza de nuestra política exterior residía en cooperar no sólo con un grupo aislado de Estados, sino con una amplia variedad de ellos, especialmente en Asia. Esta configuración haría también más fácil tratar con Occidente”.
En contraste con Yeltsin, incompetente como líder e incapacitado físicamente por su alcoholismo, Primakov apareció a partir de entonces ante la opinión pública rusa como el estadista que el país necesitaba para volver a ser respetado en el mundo; por ejemplo, con su gesto de hacer dar la vuelta a su avión (que se dirigía a EE.UU.) cuando fue informado del inicio de los bombardeos de la OTAN en la guerra de Kosovo. Sin embargo, esta firmeza se orientaba a reforzar su posición negociadora para detener la intervención aliada; evitando al mismo tiempo medidas abiertamente agresivas o rupturistas, como la implicación militar en el conflicto reclamada por la oposición comunista y ultranacionalista en la Duma. 

El mejor testimonio del prestigio de Primakov es que sus oponentes en las tensas negociaciones sobre Kosovo o la ampliación de la OTAN (como Madeleine Albright, Strobe Talbott o Javier Solana) hayan coincidido en elogiarle tras su fallecimiento. Fue para ellos un duro interlocutor que defendió a ultranza los intereses de Rusia; pero con una visión coherente y estable de la política exterior, hábil para buscar acuerdos donde fuera posible, y cordial en el trato humano hasta ganarse el respeto de sus rivales. Un pragmatismo alejado de posiciones maximalistas del que también Putin fue heredero en un principio; y al que sería conveniente regresar ahora, como aconsejó el propio Primakov a comienzos de este año:
“¿Debe Rusia mantener la puerta abierta a actividades conjuntas con EE.UU. y los aliados de la OTAN si estas actividades se orientan a combatir amenazas reales para la humanidad, como el terrorismo, el tráfico de drogas, la expansión de los conflictos, etc.? Sin duda, sí. Sin esta [cooperación], perderíamos nuestro estatus de gran potencia.”


Publicado originalmente en el blog Eurasianet.es, 7 de julio de 2015. 

25 junio 2015

Propuestas para relaciones UE-Rusia

He coordinado el informe "Una Rusia más europea para una Europa más segura", que recoge las propuestas de 17 especialistas españoles en política, seguridad y economía de Rusia, Ucrania y la UE sobre cómo renovar la estrategia de la Unión hacia Moscú. El documento ha sido publicado por la Fundación Alternativas y está disponible en su web en español e inglés.

I have edited the report "A More European Russia for a More Secure Europe", which includes proposals by 17 Spanish experts in political, security and economic affairs of Russia, Ukraine and the EU, about how to renew the EU strategy towards Moscow. The document has been published by the Spanish think tank Fundación Alternativas, and is available on their website in English and in Spanish

* * *
El contenido del informe y su presentación a los medios han sido reseñados por El PaísEuropa PressSputnik o The Diplomat in Spain. Además, he sido entrevistado en Cinco Continentes de Radio 5 - RNE.



28 mayo 2015

Estrategia Seguridad Nacional española

Escribo con Eric Pardo el capítulo "Rusia en la Estrategia de Seguridad Nacional: ¿socio o adversario tras la crisis de Ucrania?", en Antonio Marquina, ed. (2015): La Estrategia de Seguridad Nacional 2013: un pavimento deslizante, Madrid, UNISCI.

27 mayo 2015

Visita al CESEDEN

Mis alumnos de la asignatura de Geopolítica y yo hemos visitado el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN), donde pudimos asistir a una presentación de sus actividades y a un resumen del panorama geopolítico actual por uno de los analistas del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE).

24 mayo 2015

Especial radio noche electoral

En Europea Radio hemos seguido en directo la noche de las elecciones municipales y autonómicas con un equipo de entusiastas alumnos y profesores de la Universidad Europea, tanto desde el estudio como enviados a las sedes de los distintos partidos.

10 mayo 2015

Desfile de la Victoria en Moscú

Escribo para Europa Press y me entrevistan en Página/12 sobre el desfile en Moscú por el 70º aniversario de la victoria en la II Guerra Mundial.

19 abril 2015

Guerra en el Donbass

Opino en el programa Futuro Abierto de RNE y en Sputnik Mundo sobre el aniversario del inicio de la guerra en el este de Ucrania, y el riesgo de nueva escalada militar.

Además, publico en el blog de Eurasianet.es una selección de vídeos explicativos del conflicto.

09 marzo 2015

El asesinato de Nemtsov: interrogantes y consecuencias



Tras la muerte del político opositor Boris Nemtsov por varios disparos en un puente de Moscú, han comenzado a circular teorías de la conspiración más o menos rocambolescas, promovidas tanto desde fuera de Rusia como desde el propio gobierno. Así, dependiendo de quién emita la opinión, se ha atribuido la autoría a diversos servicios de inteligencia (rusos, ucranianos o estadounidenses), terroristas yihadistas, ultranacionalistas rusos, delincuentes comunes o incluso un particular celoso de la relación de Nemtsov con su pareja, que le acompañaba en el momento del asesinato. 

Aunque la policía rusa ha detenido a varios presuntos culpables, uno de los cuales ha confesado ya el crimen, es seguro que la versión oficial continuará siendo cuestionada; entre otras razones, por la posibilidad de que ese testimonio se haya obtenido bajo coacción o tortura, y por tratarse de un excombatiente de las fuerzas progubernamentales chechenas. Zaur Dadayev sirvió como teniente en las tropas del Ministerio del Interior de la República de Chechenia, controladas directamente por el presidente checheno Ramzan Kadirov, y conocidas por su brutalidad en la lucha contra los separatistas. El propio Kadirov ha confirmado este dato, defendiendo que Dadayev era “uno de los más valientes del regimiento”, condecorado en repetidas ocasiones.

Según el líder checheno, Dadayev habría cometido el asesinato por motivos religiosos, como venganza por las viñetas de Mahoma en la revista francesa Charlie Hebdo. Este es el principal interrogante, ya que cuesta entender por qué elegiría a Nemtsov como objetivo: el político liberal, que había centrado sus críticas en la corrupción y la restricción de las libertades bajo el mandato de Putin, no podía considerarse representante de posiciones islamófobas. Por ejemplo, el conocido activista opositor Alexei Navalni, que ha participado en manifestaciones nacionalistas y considera que la inmigración ilegal (de países musulmanes como los de Asia Central) es uno de los principales problemas del país, habría podido despertar recelos mayores en un yihadista. En cualquier caso, el discurso más agresivo contra la religión musulmana en Rusia es el de los grupos ultranacionalistas de extrema derecha, cuyas ideas xenófobas están mucho más extendidas entre la población que las de la oposición democrática.

Pese a que la versión oficial no explique aún los hechos de forma convincente, tampoco parece lógica la tesis que apunta a una orden directa de Putin para ejecutar a Nemtsov; no porque el presidente ruso pudiera tener escrúpulos morales a la hora de eliminar a un disidente, sino porque esta decisión sería contradictoria con sus intereses y su actuación en otros casos. En cuanto al asesinato de Alexander Litvinenko en Londres, se trataba de un exagente del Servicio Federal de Seguridad (FSB) (del cual Putin fue director) que había desertado al Reino Unido y colaboraba con los servicios de inteligencia occidentales; una traición que sin duda Moscú pretendía castigar. Con respecto a la muerte de Anna Politkovskaya, la periodista era una valiente defensora de los derechos humanos en Chechenia, denunciando ante la opinión pública mundial los abusos de las tropas gubernamentales y dificultando por tanto (a los ojos de Putin) la campaña antiterrorista en esa república. En ambos casos, el Kremlin los consideraba amenazas para la seguridad nacional de una entidad suficiente para desear su asesinato.

Sin embargo, Nemtsov era un político que pese a su carisma entre los círculos más liberales (y su valoración en Occidente) no conservaba dentro de Rusia la popularidad de la que había disfrutado en los años noventa, en su etapa como miembro del gobierno de Yeltsin. Al igual que otros líderes de la oposición extraparlamentaria, el control de Putin sobre los medios de comunicación le impedía dar a conocer sus propuestas entre los electores: así, sólo un 12-15% de los rusos afirmaba recientemente simpatizar con las ideas de Nemtsov, Navalni, Kasianov o Rizhkov. El impacto de estos grupos a través de movilizaciones en grandes ciudades como Moscú o San Petersburgo, aunque sean tan masivas como la producida tras este asesinato, no es suficiente para poner en riesgo la permanencia de Putin en el poder. En otros ejemplos como el de Navalni, el Kremlin ha preferido recurrir al acoso policial y judicial para impedir su concurrencia a las elecciones; sin llegar a crear un mártir que pudiera servir de símbolo unificador para la causa opositora, que ahora carece de un líder común o un programa homogéneo.

Por otra parte, la teoría de que Nemtsov estaba a punto de presentar pruebas de la presencia de tropas rusas en Ucrania parece ciertamente endeble: no sólo esta intervención es ya de dominio público (aunque sea probablemente más limitada de lo que afirma la OTAN), sino que precisamente ha hecho crecer de forma notable la popularidad de Putin entre los rusos, llegando a cifras de apoyo superiores al 80%. Hasta que no se aclaren completamente estos puntos oscuros, lo cual es improbable que llegue a suceder, es seguro que este caso continuará siendo objeto de nuevas interpretaciones, dirigidas no tanto a descubrir la verdad como a emplearlas como arma arrojadiza hacia Occidente o hacia el Kremlin, dentro de la guerra informativa que se libra paralelamente al conflicto armado en Ucrania. 


Publicado originalmente en el blog Eurasianet.es, 9 de marzo de 2015. 

03 febrero 2015

La "conexión rusa" de SYRIZA

Escribo en Agenda Pública de eldiario.es situando en contexto las relaciones de Grecia con Rusia, y la supuesta influencia de Putin sobre el nuevo gobierno.

02 febrero 2015

17 enero 2015

Rusia y Europa ante el conflicto de Ucrania

Escribo un capítulo sobre Rusia y Europa ante el conflicto de Ucrania en el Anuario CEIPAZ 2014-2015, coordinado por Manuela Mesa y publicado por el Centro de Educación e Investigación para la Paz (CEIPAZ).